Blogia
Una mirada alrededor

Let the river run

Susie Holderfield: Dearly Departed

"Dearly Departed": Susie Holderfield


Las órdenes recibidas por la Unidad de Intervención Policial no daban lugar a interpretaciones. Desde la Delegación del Gobierno se habían dado instrucciones precisas: Se abortaría cualquier reivindicación de la Directiva Marco del Agua que se pretendiera celebrar a las orillas del río. No habría Salto Simbólico al Ebro en la Ciudad del Agua. No sería necesario violentar a quienes se reunieran en las cercanías del puente de la Almozara, pero había que actuar con firmeza. Este año, llegada la Expo a su millón de visitantes, no habría baño reivindicativo; había que impedirlo a toda costa.
-Salgan inmediatamente del agua-, ordenaban los agentes a las personas que habían comenzado a adentrarse en el río.
-Despejen la playa-, repetían a quienes, ya en la orilla de grava, y con el calzado en la mano, se disponían a mojarse los pies.
-Pero… ¿por qué?-, preguntaban las personas concentradas.
-Por motivos de seguridad-, explicaban los agentes.- No tienen ustedes permiso para acceder al río.
-¡Pero si el río es de todos!
-Les hemos dicho que salgan. Salgan inmediatamente.


Sobre el meandro de Ranillas se alza el complejo ExpoZaragoza 2008, con su arquitectura de diseño futurista, sus espectáculos multiculturales, sus funiculares, sus barcobuses, sus colas de visitantes, sus vigilantes, sus VIPS escoltados. Y sus pabellones. Hasta hace pocos días, en el pabellón de Murcia -una gran burbuja azul con estructura metálica geométrica- las visitas eran recibidas con un vídeo en el que se recordaban las palabras que Indalecio Prieto dedicó, en 1933, a quienes entonces se oponían a los trasvases: “Miserables traidores a España”. Tan histórica aseveración, sibilinamente actualizada por el gobierno murciano, ya no puede tener como destinatarios a los mandamases del PSOE, que en la ponencia sobre Cambio Climático de su XXXVII Congreso Federal han celebrado la buena nueva del trasvasismo como base de su futura política hidráulica. Quizás, los miserables traidores a España sean, pues, quienes, vigilados por la policía de la Delegación del Gobierno de la Ciudad del Agua, se han visto obligados a replegarse sobre el puente para no ser acusados de desobediencia a la autoridad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Una mirada... -

Gracias por tu gentileza, Lucrecia.
Si necesitas más imágenes, en el la columna de la izquierda, bajo el título "En las pupilas", encontrarás enlaces a páginas artísticas.

Un saludo.

Lucrecia -

He tomado una imagen prestada de aqui, respetando el nombre del autor...pero aviso. Muy interesante el blog. Y que extenso!! Un cariño argentino.
Lu

Una mirada... -

Siempre vuelvo...
Un abrazo, Fer.

fer -

Como tienen zgz tomada y se aburren con los cacheos les han mandado a la orilla del Ebro para cambiar de aires. Si hubieran sido los fascistas que organizan conciertos a lo único que hubieran ido es a escoltarlos para que no se les posara ni una pelusa en el cogote.
El caso es marear a quien no hace ningún mal.
Salud.
p.d.- Volviste, volviste.

Una mirada... -

Habría que preguntarle a la Delegación del Gobierno en Aragón, aunque no es difícil imaginar que cualquier crítica a la gestión del agua -en el caso que nos ocupa, al mantenimiento de ríos y riberas en condiciones ambientales adecuadas- se considera una crítica a la Expo y, por lo tanto, se reprime por aquello de "qué mala imagen va a dar la ciudadanía de la Ciudad del Agua si reivindica lo elemental". Si, además, tenemos en cuenta que es la primera vez que se prohibe, la respuesta sólo puede ser la que he apuntado.

Un saludo, Avería. ¡Cuánto tiempo...!

Avería -

Ay esto del baño lo vi ayer yo en la tele pero no entendí muy bien el por qué no se podían dar un baño o mojarse los pies, yo lo vi como un acto inocente. Bueno en cualquier caso es que tampoco me entero mucho.
Te envío un saludo!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres