Blogia
Una mirada alrededor

De la mar salada del Sahara

pavee

"Pavee": Chalda Maloff


El banco canario-sahariano, como la Atlántida, yace en un espacio de la memoria, donde se alojan los mitos irreductibles.


"Nuestros barcos ya pueden salir desde los puertos de Cádiz y de Canarias y poner rumbo a los caladeros marroquíes",
-Presidente Rodríguez Zapatero-


Hubo un tiempo en que las banderas saharahuis ondeaban su esperanza en los mítines del opositor Partido Socialista Obrero Español. El Frente Polisario recorría, ufano, la alfombra de buenas intenciones que unía Argelia y Ferraz mientras se creaban, incluso en las localidades españolas más desfavorecidas demográficamente, asociaciones de amistad con los Hijos de la Nube para reivindicar aquello que la dejadez del tardofranquismo y el expansionismo marroquí habían convertido en territorio ocupado.

Hubo un tiempo de socialismo compartido, de palabras que parecían alzarse sobre firmes convicciones y de parabienes futuros que envolvían la dura cotidianidad de los campamentos de refugiados con el vistoso colorido de la esperanza. “España no nos ha abandonado”, decían quienes, transformados en parias por el olvido y la avaricia de otros, sentían en sus tímpanos, como caricias, las cantarinas promesas de los “amigos socialistas españoles”.


Consumiose el tiempo y transformose el recuerdo en testigo de la traición continuada. Ahogose el verbo en aguas atlánticas y quedáronse los sueños aprisionados en la arenisca del fondo de la mar salada. Y hasta los peces apátridas colocáronse un crespón negro en las aletas en señal de duelo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

fer -

A los del psoe hay que cogerlos con pinzas, que una cosa es lo que predicaban en tiempos y otra lo que hacen y deshacen cuando gobiernan. Pasó con FG y ahora con Zapatero. Mucha alianza de civilizaciones pero a la hora de la verdad a los saharahuis a servírselos en bandeja a Marruecos, que unas redes hasta arriba de peces bien valen una traición.
Donde antes dijeron Diego dicen ahora lagarto.
Salud.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres