Blogia
Una mirada alrededor

Dominus nobiscum

rom-36

"Rom-36": Gerhard Katterbauer


El cardenal Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe -vulgarmente conocida como Santo Oficio-, ha presentado el documento ’Respuestas a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de la doctrina sobre la Iglesia’, sancionado por su antecesor en el cargo -y ahora Papa-, donde se ratifica que la Iglesia Católica Apostólica y Romana es “la única Iglesia Verdadera de Cristo” por ser, se asegura, la única constituida por el propio Jesús en vida y gobernada por el sucesor del que el propio Mesías nombró para administrar la sociedad instituida por Él.

Una lectura atenta del documento -una vez cribadas las florituras y eufemismos- confirma que la única justificación real del mismo es precisar que el acatamiento a la autoridad pontificia es condición sine qua non para que en una comunidad cristiana subsista la primigenia eclesía de Pedro, sin menoscabo de la posibilidad de salvación en el seno de esas otras iglesias ajenas a la católicamente instaurada por el Hijo de Dios.

Dadas las escasas posibilidades de que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad emita un comunicado para confirmar o contradecir al Estado Vaticano, sólo resta desearle a la Verdadera Iglesia que tome como ejemplarizantes las enseñanzas de Aquel que supuestamente la bendijo, especialmente, y tras conocerse la magnitud del divino superávit del Reino de Benedicto XVI, la advertencia que reza: "Et iterum dico vobis facilius est camelum per foramen acus transire quam divitem intrare in regnum caelorum".

Ainsi soit-il.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

amigoplantas -

Ya veo, les lanzas una pequeña indirecta, así, suavecica-suavecica, sobre su propia vida y obras. Me refiero a los inquilinos del Vaticano y personajes afines

En cuanto al Reino de los Cielos y su presunta correlación estadísticamente negativa con la riqueza... me parece que en todo caso son esferas diferentes, hay quien se apega emocionalmente a su riqueza (muchos lo hacen), pero también hay quien se apega emocionalmente a su pobreza (muchos lo hacen), y a lo que te apegas... pues a eso te puedes quedar pegado (sospecho)

Una mirada... -

Completamente de acuerdo, Trini. Incluso le daría la risa floja al escuchar lo que se dice en Su nombre.


Un saludo afectuoso.

**********

El latinajo, Amigoplantas, está sacado de la Vulgata, donde literalmente está escrito: "Y otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de los Cielos."

Un saludo.

amigoplantas -

Je, je, ese "así sea" en franchute te ha quedado de cine (el latinajo lo tengo más oxidado, cosas de la viejuz)

Supongo que la creencia ultratúmbica llevada al límite, lleva al humano a monopolizar los caminos para llegar a un postmortem "cielífero"

Claro que no se leen sus propios libros sagrados, Ev. de Lucas: "...antes bien considerad que el Reino de los Cielos está dentro de vosotros mismos". Chúpate esa

Trini -

Pues si Jesús levantase la cabeza y viera hasta donde han llegado en en Vaticano...

Un abrazo

Una mirada... -

Todos los dogmas de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana entrarían exclusivamente en el terreno de lo anecdótico -como otras respetabilísimas creencias- si no fuera por el afán de los embajadores del Vaticano en el Ruedo Ibérico -y otros territorios donde todavía mantienen sus privilegios- de intercalar la normativa de su religión como una obligación más de la ciudadanía.

Un abrazo.

Joseca -

Chica, el Mateo 19,24 en latín... anonadado me dejas

La verdad es que esto de las Verdades con "V" mayúscula siempre me han dado mucho miedo.

La de dogmas, mandamientos, cultos, oraciones y teoremas que han inventado con el fin de monopolizar el mensaje de aquel rabí nacido en Belén. Y es que era y es la única manera de tener controlado al vulgo: no sólo somos los detentadores de la Verdad sino que ésta es ininteligible para ti.

Con lo fácil que hubiera resultado repetir como loros aquello de "amaros los unos a los otros..." pero no, había que perfeccionar la perfección, había que "explicar" el amor, había que detentar monopolísticamente la posibilidad de hablar con ese Dios que dios quiera, valga la redundancia, que no se dedique a susurrar a los prelados las bobadas y algo más que casi a diario sueltan por sus bocas... porque si es así menudo Dios nos espera :)

Besotes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres