Blogia
Una mirada alrededor

Religión y violencia

crucifix

"Crucifix: The Maternity of Women": Philip Williams


Gonzalo Figueroa

Los excesos del predicador norteamericano Pat Robinson, al proponer el asesinato del presidente venezolano Chávez, más allá de lo grotesco de una iniciativa criminal de esa envergadura, muestran el aterrador contubernio que sigue existiendo entre religión y violencia. Porque es pobre el avance que nuestra maltrecha humanidad viene mostrando desde hace siglos para no hermanar esas dos expresiones de la conducta humana.

Pasaré de las facetas personales de ese payaso peligroso de Robinson, no obstante su importante trayectoria: rico y conspicuo dirigente del ala conservadora del partido republicano, fue precandidato a la presidencia en 1988. Y dadas sus convicciones evangélicas, nadie duda que puede constituir una influencia fatídica en las decisiones futuras de Bush. Y, por absurdas que parezcan sus exhortaciones, son la prueba que el caudillo venezolano necesitaba para acentuar la brecha abierta con Estados Unidos. En cambio, sí parece importante comprobar, una vez más, que el fanatismo religioso vuelve a regir nuestros destinos, no sólo como inspiración de los integristas musulmanes, sino también del coloso americano, tocado ahora de cristianismo beligerante.

No debe extrañarnos, porque el mesianismo católico ha sido inspiración constante de los gobernantes españoles desde mucho antes de Franco, que abrió, mediante la sanguinaria contienda del 36, un ciclo que sólo se cerró cuarenta años más tarde con su muerte. Desde la conquista de América en el siglo XVI, hasta la guerra de independencia contra Napoleón, la cruzada religiosa siempre estuvo presente. Sobre esta última, reencuentro en la Histoire D’Espagne del conocido hispanista francés Jean Descola, una teoría que él mismo resume así: "… la guerra entre España y Napoleón es la consecuencia de una lucha ideológica entre la francmasonería y el catolicismo".

Y volviendo a Bush y sus violentos ultras, no podemos olvidar las atrocidades que, con ocasión de la guerra de Iraq, primera etapa de la acción mesiánica del presidente para luchar contra el eje del mal, hicieron gala los soldados estadounidenses que custodiaban a los presos iraquíes del penal de Abu Ghraib, a los que la presión internacional obligó a procesar, lo que se hizo tarde y con notoria benevolencia por parte del tribunal militar. Extrañamente, es la misma crueldad burlesca de la que nos habla Tácito en sus "Anales" y que se ejerció contra los cristianos, a los que se culpaba del incendio de Roma: " Y así Nerón, para divertir esta voz... comenzó a castigar con exquisitos géneros de tormentos, a unos hombres aborrecidos por el vulgo por sus excesos, llamados comúnmente cristianos… Añadióse a la justicia que se hizo de éstos la burla y escarnio con que se les daba la muerte. A unos vestían de pellejos de fieras... para que los despedazasen los perros. A otros ponían en cruces; a otros echaban sobre grandes rimeros de leña… a los cuales… pegaban fuego". Pero esto pasaba y se escribía en el siglo primero de nuestra era. ¿Serán estos modernos evangélicos los vengadores de esas víctimas? Quizás así lo justifique Bush en un discurso próximo, con la eficaz asesoría del predicador Robinson.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

leonardo -

depende del artista el arte se representa
leo.

monocamy -

Para que luego alguien dude de que venimos del mono...

Todavía arrastramos el lastre de esos genes silvestres (paradójicamente, los americanos se están volviendo creacionistas cuadriculados, qué gente... y yo bebiendo cocacola, amoj queee...).

almena -

El fanatismo es despótico e irracional...

Averia -

Si ya lo digo yo que esto de la religión y sobre todo el fanatismo es uno de los mayores males de la humanidad...

felipe -

Los despropósitos de todos los fundamentalismos no terminan de admirarnos. En su nombre cualquier cruzada, guerra o exterminio parece fundado.

Una mirada... -

Se agradecen, Tuno, la visita y el cumplido, aunque...me cambies de sexo.
Otro beso para ti, simpático.
Gratal.

tuno -

Holo guapisima!!

Que como hacia mucho que no te escribia nada pro aqui, y tu siempre estas tan atenta a mis hazañas, pues eso, me paso por aqui y te mando un beso.

Trini -

No creo en ningúnna clase de fanatismos; pero, en los religiosos en particular infinitamente menos. No entiendo como en nombre de Dios se pueden justificar tantos crimenes, eso me parece horrible.En fin que creo que siempre por los siglos seguiran apareciendo charlatanes y cada vez más peligrosos, al Bush sólo le faltaba otro tarado al lado.

UN abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres